Jueves, 24 de Julio de 2014
sat mexico
»» NOTICIAS    Lunes, 20 de Junio de 2011 10:03    PDF Imprimir E-mail
Religión y espectáculo.

Religin_y_espectculoPaulo VI fue el primer Papa que permitió que una misa oficiada por él se transmitiera por televisión; lo que parece irrelevante no lo es, porque la iglesia católica sostiene que Dios está en la tierra, el cielo y todo lugar (no entiendo si para ellos la tierra y el cielo no forman parte de "todo lugar"), desde entonces, muchos atavismos de esa iglesia desaparecieron, por ejemplo, aceptaron que la televisión llega a donde Dios por sí solo no puede llegar, iniciaron estudios muy serios para plantear su aceptación de los resultados de la ciencia, de la que fueron enemigos por siglos y pasaron por todos los "caminos de purificación", entre ellos la hoguera, a grandes hombres y mujeres que produjo la humanidad.

 

Las relaciones de la iglesia católica y la televisión en México, no siempre fueron buenas, recuerdo la guerra declarada que en los años ochenta del siglo pasado, inició dicha iglesia al publicar su libelo "Televisa, catedral del satanismo" y al mismo tiempo, usando sus buenas relaciones con el poder político, inició una campaña en que señalaba que al interior de la televisora había una secta narcosatánica y que a ella pertenecían destacados artistas, productores y directores de telenovelas, algunos de ellos, a consecuencia de ese embate desaparecieron de escena.

Tanto la televisora como la citada religión, desarrollan actividades comerciales, y esas actividades los acercaron hasta dar la apariencia de ser socios. Hoy, en los dos canales comerciales de cobertura nacional en México, parece requisito que toda telenovela deba transmitir mensajes religiosos del catolicismo, y todo indica que el resto de artistas que aparecen en sus pantallas, tienen indicaciones de hacer referencia o de plano actuar de tal modo, que su pertenencia a dicha religión sea evidente, por supuesto, las televisoras facturan.

Seguramente bastó un exorcismo para lograr dos cosas: primera, que los narcosatánicos huyeran; segunda, que Televisa dejara de patrocinar a los miembros de la religión cristiana que fueron los ganones de aquel pleito, pues bastaba convertirse al cristianismo para lograr los mejores contratos.

La pobreza de contenido en la programación de las televisoras y la pérdida de feligresía de la religión católica, fueron los elementos del acercamiento.

Los cristianos, los mormones y los testigos de Jehová, avanzaron trechos que hoy la iglesia católica no puede recorrer para recuperar a sus ovejas perdidas, sin embargo, su experiencia en el manejo de sus relaciones con el poder, les ha permitido aparentar que siguen siendo muy fuertes y que aún son la religión mayoritaria en México.

En Oaxaca, el gobierno federal y el gobierno local, se han encargado de embellecer los templos católicos, lo que desde luego es inconstitucional porque significa patrocinar una religión con recursos públicos, y hasta hay presidentes municipales que publican programas de actividades religiosas católicas como si fuera parte de sus responsabilidades, pero claro, como dijera el gobernador de Jalisco, es para promover el turismo religioso, lo que nos lleva al punto de partida: la religión católica como espectáculo.

En la tierra de Juárez tenemos la enorme responsabilidad de sostener la separación de las iglesias y el Estado, pero no podemos esperar que esta tarea la realicen los políticos, esta es una tarea ciudadana, y no importa si se profesa la religión católica, pues la religiosidad es un sentimiento y una expresión íntima, que no debe trascender a lo social, esa es la parte respetable de la pertenencia a una religión, pero no ocurre lo mismo con quienes usan y abusan de su posición jerárquica al interior de cada expresión religiosa.

CHINUNI (Pilón en Mixteco): Entre otras razones, Raúl Salinas de Gortari permaneció años en prisión porque no podía acreditar la procedencia de ciento cinco millones de dólares que tenía depositados en Suiza, sin embargo el obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda, con toda la ayuda que fue necesaria por parte del Poder Judicial de la Federación, no pudo ser sujeto a la acción de la justicia y nadie se molestó en saber de dónde sacó ciento treinta millones de dólares: esa es la fuerza de las alianzas con el poder.

 

 

 

 



Comparte en redes sociales
 
 

Miguel Ángel Cruz

Teodoro Rentería