Jueves, 18 de Septiembre de 2014
sat mexico
»» Reynaldo Bracamontes Ruiz    Sábado, 11 de Mayo de 2013 18:49    PDF Imprimir E-mail
Inversión Mareña no se va de Oaxaca

Inversin_Marea La inversión de Mareña Renovables, calculada en mil 200 millones de dólares para un parque eólico en San Dionisio del Mar, no se va de Oaxaca, y el cambio del proyecto hacia otro municipio de la región con apertura al progreso, es solamente una de varias posibilidades que exploran los gobiernos federal, estatal y la empresa.

Es decir, no hay nada oficial al respeto, y en esa ruta, el gobierno de Oaxaca le apuesta a dos objetivos fundamentales: Retener la inversión de la empresa y conservar la estabilidad social en la entidad como garantía a la inversión productiva, señaló Sinaí Casillas Cano, director de Energías Renovables del gobierno estatal.

 

Explicó que Mareña Renovables será la inversión privada en energía eólica más importante a nivel mundial.

El parque eólico que pretenden construir en San Dionisio y Santa María del Mar, con 132 aerogeneradores y una capacidad de 396 MW, sería el más grande de América Latina.

Subrayó que el gobierno de Oaxaca le apuesta a la retención de esa inversión privada, por la importancia que representa para el progreso de los pueblos istmeños, y por la generación de energía limpia, vital para contrarrestar el calentamiento global y mejorar la calidad de vida del planeta.

Permitir su cancelación significaría el triunfo de la ignorancia y de la contaminación de falsos redentores sociales.

Explicó que el Istmo de Tehuantepec, dispone de una superficie de cien mil hectáreas de potencial eólico, con una ocupación actual de 11 mil 79 hectáreas.

Las cien mil hectáreas de potencial eólico de bueno a excelente corresponden a 16 municipios, entre ellos Santo Domingo Tehuantepec, Mixtequilla, Comitancillo, Ciudad Ixtepec, Espinal, Ixtaltepec y Juchitán.

Cualquiera de esos municipios aprovecharía el proyecto de Mareña Renovables, pero no hay nada oficial sobre el cambio del proyecto, es decir, no existe ningún acuerdo al respecto, firmado y protocolizado por las partes, anotó Sinaí Casillas Cano, director de Energías Renovables del gobierno estatal.

Es una de varias posibilidades que se están explorando en la mesa y es el Secretario de Gobierno, Alfonso Gómez Sandoval Hernández, quien participa en representación del mandatario Gabino Cué Monteagudo.

Hizo notar que por tratarse de un tema de la mayor relevancia para el progreso del Istmo de Tehuantepec, y para la calidad de vida del planeta, el proyecto eólico de Mareña Renovables, será motivo de muchas otras reuniones.

Aseguró que el Secretario de Turismo y Desarrollo Económico, José Zorrilla de Sanmartín Diego, participa y se mantiene atento en el seguimiento de las reuniones.

De acuerdo a las instrucciones del gobernador Gabino Cué, se trata de alentar, no inhibir la inversión productiva, pero tampoco vamos a permitir el establecimiento de una empresa en un lugar inseguro, dijo el funcionario de la STyDE.

ANTECEDENTES

El proyecto eólico de Mareña Renovables, fue diseñado originalmente para San Dionisio del Mar y Santa María del Mar.

El proyecto busca generar ingresos a las comunidades durante 30 años. Los recursos derivados de la generación de energía podrán destinarse para emprender proyectos productivos o generar infraestructura.

Mareña Renovables se ha comprometido a otorgar un porcentaje de las utilidades a las comunidades en donde se instalará el parque eólico, y en el caso de San Dionisio del Mar y Santa María del Mar, los comuneros ya se ven beneficiadas por las rentas de usufructo que son de mil pesos por hectárea.

San Dionisio del Mar recibiría por la generación de energía entre 15 y 17 millones en el primer año de operación, además del pago por el usufructo de la tierra de mil pesos por hectárea. Y algo similar ocurrirá con Santa María del Mar. Esa suma equivale a lo que ese municipio ha recibido de participaciones municipales en los últimos diez años.

Estos beneficios fortalecerán a las comunidades del Istmo, pues podrán ser invertidos en proyectos productivos, en educación y en salud.

El pago que se realiza a los ejidos de Charis y Zapata por la servidumbre de paso es de 1.5 millones de pesos al año por utilizar tres kilómetros de caminos.

La empresa ha sido reiterativa en el sentido de que éste es un pago por la renta de la tierra que permite que sus habitantes las sigan utilizando. Asimismo, la construcción del camino que permitirá el transporte de materiales al Cabo Santa Teresa crearía empleos tanto directos como indirectos para la población local.

El parque eólico de Mareña, evitará la emisión de 879 mil toneladas de gases con efecto invernadero pro año.

Los 132 aerogeneradores se instalarían en tierra,. No el mar, como falsamente difunden seudodirigentes sociales. El proyecto no pone en peligro la fauna ni la flora marina, ni atenta co0ntra los manglares, ni los pobladores pierden sus tierras.

OAXACA EN EL PLANO NACIONAL

Con 15 centrales eólicas en operación, propiedad de ocho empresas, el Istmo de Tehuantepec, genera 1.263 megawatts, es decir, el 92 por ciento de la energía eólica que produce el país.

Las 15 empresas representan una inversión de 2,507 millones de dólares, y hacen esa aportación a través de la instalación y operación de 917 aerogeneradores en 11,079 hectáreas, que equivale al diez por ciento de la superficie aprovechable para generar hasta diez mil megawatts.

De acuerdo a la Comisión Reguladora de Energía, el corredor eólico del Istmo de Tehuantepec, tendría capacidad para generar hasta diez mil MW, en la superficie aprovechable que asciende a cien mil hectáreas.

La primera central eólica del país se generó en el Istmo de Tehuantepec, en 1994. Fue la Venta I con 1.5 megawats.

A partir de 2007 a la fecha, la región pasó de 1.5 MW a 1263 MW de generación.

Los aerogeneradores ocupan 11.079 hectáreas, y de acuerdo a los estudios del corredor eólico del Istmo de Tehuantepec, en la zona se podrán generar diez mil MW, ocupando alrededor de cien mil hectáreas.

 

 



Comparte en redes sociales
 
 

Miguel Ángel Cruz

Teodoro Rentería